Arquitectura & ConstrucciónEdicion No. 45
Amanco Nicaragua: Diversas soluciones para el agua
 


Por Manuel Bejarano Márquez

La aceptación que ha tenido el canal español en el mercado nicaragüense permite a Amanco Nicaragua sentirse optimista sobre las perspectivas de ventas en sus productos para soluciones del agua

El canal español llegó al país el año pasado y es apto para viviendas con techos a base de tejas o materiales similares.

“La aceptación ha sido muy buena. Estos canales ya se pueden encontrar en la gran mayoría de ferreterías del país, sean mayoristas o minoristas. Asimismo, se pueden encontrar todos sus accesorios”, dijo Alfredo Obiols, gerente de Ventas Distribución de la empresa.

Amanco, como grupo latinoamericano, tiene alrededor de cuatro años de estar produciendo canales para techos, según Obiols. Los primeros canales que trajo al país y que se distribuyen actualmente, junto al canal español, son conocidos como colonial y alto caudal.

“El canal colonial combina con la sobriedad de la arquitectura tradicional y su diseño realza la belleza de las edificaciones. Es el más comercial que tiene Amanco, porque se mira muy bien en todo tipo de obra”, explicó Obiols.

Por su parte, el alto caudal es liso y con una mejor eficiencia hidráulica, su principal atractivo, lo que le permite conducir mayores volúmenes de agua.

Obiols subrayó que esos productos se han adaptado muy bien a todos los sectores sociales en toda la región centroamericana: “Los usamos en viviendas de clase alta, clase media, clase media-alta, clase baja y en todo los niveles”.

Los tres tipos de canales son fabricados con materia prima de la más alta calidad y son fáciles de instalar, ya que sus uniones son mecánicas, es decir, a base de empaques. Eso le permite al cliente un ahorro en tiempo y materiales.

La vida útil de esos productos se estima en 50 años. Y no requieren de tanto mantenimiento: “Lo único que se hace es eliminar la basura antes de la entrada del invierno y lavar el canal con un poco de agua y jabón para librarlo del polvo y mantener su belleza”.


Agua limpia y segura

Otras opciones que tiene la empresa son los tanques para almacenamiento de agua y las fosas sépticas.


Tanques de agua

“Los tanques son fabricados a base de polietileno, según Obiols, y de una sola pieza, lo cual garantiza su impermeabilidad”.

Se distribuyen con la parte interna en color blanco, para asegurar una temperatura agradable y mayor limpieza del agua. “Usted puede abrir el tanque y ver su transparencia, entonces puede saber si está limpia o sucia”, explicó.

Obiols afirmó que los tanques que distribuye Amanco Nicaragua traen una tapa completamente hermética, fácil de cerrar, que no permite la entrada de basura ni de agua de lluvia.

Esos tanques son fabricados en Guatemala y tienen capacidad para almacenar mil 200 litros de agua. Sus medidas son: 1.35 metros de largo por un metro de ancho. Obiols destacó que su peso es ligero y son fáciles de manipular.


Fosas sépticas

También son de polietileno. La principal ventaja de ese producto, según Amanco, es que “brinda un ahorro importante de tiempo y dinero, contrario a otros sistemas de fosas sépticas de concreto”.

Las fosas sépticas que vende Amanco Nicaragua miden 1.15 metros de alto, 1.10 metros de ancho y 1.40 de largo. Según Obiols, ese producto tiene capacidad para almacenar mil litros, suficiente para tratar el agua residual de una vivienda de seis personas. Por otro lado, su peso es de 27.9 kilogramos.

“Las fosas sépticas de Amanco tienen una sola pieza ‘rotomoldeada’. Estas no se degradan con el tiempo ni son fáciles de ser atacada por ácidos que se encuentran regularmente en el suelo”, subrayó el funcionario de Amanco Nicaragua.

Obiols aseguró que las aguas tratadas a través de fosas sépticas de polietileno no son aptas para el consumo humano, pero se pueden depositar sin ningún problema en jardines.

La empresa, comunicó Obiols, en su empeño de brindar soluciones completas para el agua también cuenta con otro producto llamado “Drenasep”. Es una tubería de PVC, perforada y corrugada, para conducir y distribuir el agua tratada hasta el terreno donde se va a depositar.

“Ese sistema sustituye al sumidero o pozo de absorción tradicional que se ha usado normalmente para depositar el agua tratada”, explicó Obiols.

   « regresar