Arquitectura & ConstrucciónEdicion No. 44
¿Por qué se producen los accidentes? *
 


Por el Dr. E. Bernal García C.
Laser Médica S.A. – MOS Consultores
lmsamos@lasermedica.com

Los accidentes no son casuales, sino que se causan. Creer que los accidentes son debidos a la fatalidad es un grave error; sería tanto como considerar inútil todo lo que se haga en favor de la seguridad en el trabajo y aceptar el fenómeno del accidente como algo inevitable.

Sin embargo, todos sabemos que el accidente de trabajo se puede evitar. Causas básicas y causas inmediatas No deben confundirse las causas básicas con las causas inmediatas. Por ejemplo, la causa inmediata de un accidente puede ser la falta de una prenda de protección, pero la causa básica puede ser que la prenda de protección no se utilice porque resulta incómoda.


CAUSAS BÁSICAS

Las causas básicas pueden dividirse en factores personales y factores del trabajo. Las más comunes son:

Factores personales:
• Falta de conocimiento o de capacidad para desarrollar el trabajo que se tiene encomendado.
• Falta de motivación o motivación inadecuada.
• Tratar de ahorrar tiempo o esfuerzo y/o evitar incomodidades.
• Lograr la atención de los demás, expresar hostilidades.
• Existencia de problemas o defectos físicos o mentales.

Factores de trabajo:

• Falta de normas de trabajo o normas de trabajo inadecuadas.
• Diseño o mantenimiento inadecuado de las máquinas y equipos.
• Hábitos de trabajo incorrectos.
• Uso y desgaste normal de equipos y herramientas.
• Uso anormal e incorrecto de equipos, herramientas e instalaciones.


CAUSAS INMEDIADAS

Las causas inmediatas pueden dividirse en actos inseguros y condiciones inseguras.

Actos inseguros

• Realizar trabajos para los que no se está debidamente autorizado.
• Trabajar en condiciones inseguras o a velocidades excesivas.
• No dar aviso de las condiciones de peligro que se observen, o no señalizadas.
• No utilizar, o anular, los dispositivos de seguridad con que va equipadas las máquinas o instalaciones.
• Utilizar herramientas o equipos defectuosos o en mal estado.
• No usar las prendas de protección individual establecidas o usar prendas inadecuadas.
• Gastar bromas durante el trabajo.
• Reparar máquinas o instalaciones de forma provisional.
• Realizar reparaciones para las que no se está autorizado.
• Adoptar posturas incorrectas durante el trabajo, sobre todo cuando se manejan cargas a brazo.
• Usar ropa de trabajo inadecuada (con cinturones o partes colgantes o desgarrones, demasiado holgada, con manchas de grasa, etc.).
• Usar anillos, pulseras, collares, medallas, etc. cuando se trabaja con máquinas con elementos móviles (riesgo de atrapamiento).
• Utilizar cables, cadenas, cuerdas, eslingas y aparejos de elevación, en mal estado de conservación.
• Sobrepasar la capacidad de carga de los aparatos elevadores o de los vehículos industriales.
• Colocarse debajo de cargas suspendidas.
• Introducirse en fosos, cubas o espacios cerrados, sin tomar las debidas precauciones.
• Transportar personas en los carros o carretillas industriales.

Condiciones inseguras

• Falta de protecciones y resguardos en las máquinas e instalaciones.
• Protecciones y resguardos inadecuados.
• Falta de sistema de aviso, de alarma, o de llamada de atención.
• Falta de orden y limpieza en los lugares de trabajo.
• Escasez de espacio para trabajar y almacenar materiales.
• Almacenamiento incorrecto de materiales, apilamientos desordenados, bultos depositados en los pasillos, amontonamiento que obstruyen las salidas de emergencia, etc.
• Niveles de ruido excesivos.
• Iluminación inadecuada (falta de luz, lámparas que deslumbran...).
• Falta de señalización de puntos o zonas de peligro.
• Existencia de materiales combustibles o inflamables, cerca de focos de calor.
• Huecos, pozos, zanjas, sin proteger ni señalizar, que presentan riesgo de caídas.
• Pisos en mal estado; irregulares, resbaladizos, desconchados.


-----

* Tomado de la revista Construcción Nº 97, órgano de la Cámara Costarricense de la Construcción

   « regresar